Las ranas están entre la mayor orden de vida de los anfibios. De sangre fría e incapaces de regular su temperatura corporal, los anfibios son la clase más primitiva de vertebrados terrestres, y los primeros en emerger de un medio acuático para vivir en tierra durante gran parte de su vida adulta. Después de eclosionar de un huevo como larva, las ranas atraviesan una elaborada metamorfosis que toma hasta tres meses, durante los cuales las crías difieren en apariencia y estructura del adulto. Este fascinante proceso incluye la muerte programada de las células, o apoptosis.

Reproducción

Las ranas y los sapos fueron los primeros animales en la tierra en desarrollar cuerdas vocales, y sólo el macho tiene sacos vocales que se llenan de aire y actúan como resonador para amplificar sus llamadas de apareamiento, muy parecido a la caja de una guitarra. Cada especie de rana tiene su propio llamado distintivo por el cual puede ser identificada. Los coros de apareamiento comienzan en marzo y continúan en mayo, dependiendo de la especie. Alrededor de una semana después, las ranas hembra llegan al estanque de cría y comienza el ritual de apareamiento del amplexo. El macho fertiliza los huevos externamente mientras los pone en el agua.

metamorfosis de una rana y apoptosis

Renacuajos

Los huevos forman una masa globular que se adhiere a la vegetación sumergida o descansa en el suelo fangoso del estanque. Cada huevo contiene una pequeña cantidad de yema que nutre al embrión en desarrollo hasta que la larva sale del huevo y se convierte en un renacuajo. A las 7 u 8 semanas, los renacuajos han desarrollado completamente las patas traseras que los impulsan a través del agua. A las 9 o 10 semanas, las extremidades delanteras comienzan a emerger. Es en esta etapa que el renacuajo comienza gradualmente a perder su cola a través del proceso de apoptosis.

Apoptosis

Apoptosis, originalmente una palabra griega que se refiere a la caída de las hojas en otoño, es el término dado a la muerte de las células vivas a través del suicidio celular programado, llamado así porque la célula toma un papel activo en su propia desaparición. El fenómeno de la apoptosis se descubrió por primera vez cuando los batracólogos (biólogos especializados en anfibios) que estudiaban la metamorfosis de ciertas ranas observaron la desaparición gradual de la cola del renacuajo al transformarse en rana, una muerte celular programada esencial para el desarrollo de las ranas. Durante la apoptosis, unas enzimas llamadas caspasas se activan y destruyen componentes esenciales que de otra manera mantendrían la célula en funcionamiento.

Ranas

Los renacuajos típicamente pierden alrededor de un cuarto de su peso durante su transformación en ranas. A las 10 o 13 semanas, poco antes de que el renacuajo abandone el agua en la que se ha desarrollado, su cola ha desaparecido completamente por el proceso de apoptosis y sus patas delanteras emergen. En esta etapa, las ranas tienen pulmones en lugar de branquias y una piel suelta y permeable a través de la cual absorben tanto el agua como el oxígeno directamente del ambiente. Los fluidos corporales se pierden fácilmente a través de su delgada piel si no están en un ambiente húmedo.

Para septiembre, las ranas miden casi dos pulgadas de largo y han doblado su peso. A medida que el clima se vuelve más fresco, se mueven a estanques de hibernación más profundos donde se congregan alrededor de los bordes, y luego desaparecen en el agua después de la primera noche fría para hibernar hasta la primavera.

Ranas adultas

Todas las ranas adultas son carnívoras y se alimentan de presas en movimiento, consumiendo enormes cantidades de insectos. Su vida en la naturaleza es difícil de determinar, pero los batracistas creen que la mayoría de las especies de ranas comunes viven de tres a siete años.