La Tierra tiene 59 especies diferentes de águilas, según PBS. Las especies tienen diferentes habilidades visuales. Pero cada especie tiene una agudeza visual muy superior a la de la mayoría de los otros animales, incluidos los humanos. Por lo tanto, mientras que podría ser un cumplido decirle a un ser humano que tiene “ojos de águila”, es un insulto para el águila.

Lo mejor del reino animal

PBS describe la visión del águila como una de las más agudas de cualquier animal. Por ejemplo, el águila de cola en cuña que hace su hogar en Australia puede ver el doble de lejos que los seres humanos, lo que no es tan impresionante como muchas otras especies de águilas. Varias especies de águilas son capaces de ver conejos, una de sus presas favoritas, hasta a 3 kilómetros de distancia y pueden detectar fácilmente los movimientos de los ratones de campo mientras vuelan a una altura de hasta 650 pies sobre el suelo.

hechos sobre la vista de un aguila

Muchas células sensoriales

Los ojos de un águila están densamente llenos de células sensoriales que detectan la luz y sus imágenes y luego preparan esta información para que el sistema nervioso central del ave la interprete. Las águilas tienen hasta un millón de células sensoriales sensibles a la luz por milímetro cuadrado de retina, según PBS. Esto es cinco veces la cantidad asignada al humano medio, que sólo tiene 2.000.000 de células sensibles a la luz por milímetro cuadrado de retina.

La imagen más nítida

Las águilas tienen dos foveas, secciones de la retina en forma de embudo donde las imágenes recibidas son más nítidas. Los humanos y muchas otras especies de aves tienen sólo una de estas células especializadas. Ambas fóveas de las águilas se encuentran en el centro de la retina. La segunda fóvea sólo procesa las imágenes que vienen de las secciones laterales del campo de visión del águila. Esto le da al águila un mejor procesamiento de las imágenes sensoriales de la vista lateral.

Tres Párpados

Las águilas, al igual que otras aves, tienen tres párpados. El párpado interno o el tercero no es visible desde el exterior. Esta membrana nictitante es delgada y translúcida, y actúa como un limpiaparabrisas, barriendo el ojo del pájaro de lado a lado. Esto evita que los desechos se alojen en el tejido sensible. Se desliza automáticamente a través del ojo cada tres o cuatro segundos, según el sitio web de Información del Águila Calva. Esta acción barre cualquier acumulación de polvo o suciedad. Sin embargo, sus propiedades transparentes permiten al águila mantener su agudeza visual.