Los delfines, mamíferos muy inteligentes y activos, utilizan el sonar a su favor cuando navegan por el océano. El sonar también se conoce como ecolocalización, y proporciona a los delfines la ventaja de oír y detectar cosas con precisión. Además de detectar objetos en el agua, los delfines también dependen del sónar para comunicarse entre ellos, incluyendo a sus crías. El sónar no sólo ayuda a los delfines a oír, sino que les da una imagen más clara de los objetos bajo el agua.

Representación de sonido

El sonar ultrasensible de los delfines les permite deslizarse a través de las aguas, mientras dan sentido a los sonidos de su entorno submarino. Los delfines envían “clics” que son emitidos desde los sacos nasales de su frente. El delfín dirige el ruido enfocado hacia un objeto específico en el agua. La onda sonora entonces viaja de vuelta al delfín como un eco, dándole la información necesaria sobre el tamaño, la forma y la distancia del objeto en cuestión.

como usan los delfines el sonar

Comunicación

Salientes y muy unidos a sus familiares, los delfines se comunican entre sí a lo largo de sus días. El sónar es importante para permitir a los delfines enviar clics, trinos y silbidos entre ellos. Cuando un delfín está en su infancia, su madre puede enviarle el mismo silbido una y otra vez para dejar una “huella”. El único silbido que ella envía por él es útil para llamar su atención y mantener a su bebé cerca.

Localizando objetos

Cuando un delfín quiere localizar algo en el agua, puede hacerlo con precisión. Envía un clic usando los sacos nasales localizados en su frente. El clic puede ser enviado a través del agua en varias direcciones y frecuencias. Science Daily informa de que los biólogos marinos siguen investigando para identificar cómo los delfines utilizan la ecolocalización y que se necesita más investigación para comprenderla plenamente.

Más de lo que se ve en el ojo

En muchos sentidos, la ecolocalización permite a un delfín “ver” los objetos bajo el agua de una manera ampliada. La ecolocalización da a los delfines información detallada sobre un objeto, como la velocidad de su estructura interna. Todavía hay mucho que aprender sobre el uso de la ecolocalización por parte de los delfines y cómo les beneficia en su vida cotidiana. Según el sitio web Dolphin Kind, algunos investigadores tienen la hipótesis de que los delfines ven los objetos de su entorno de forma holográfica y son capaces de emitir estas imágenes a otros delfines que viajan cerca.