Aunque las cobras varían ligeramente según la especie, estas serpientes generalmente están muy adaptadas a su entorno. Las cobras están bien equipadas con adaptaciones físicas que les permiten cazar, comer y defenderse. Gracias a estos rasgos, una cobra puede vivir de 20 a 30 años en estado salvaje, navegando eficazmente por su entorno y ganándose la reputación de ser un formidable depredador.

Evitando a los depredadores

Cuando un posible depredador trata de pelear con una cobra, la serpiente se defiende. Las cobras son conocidas como “serpientes encapuchadas”, ya que están equipadas con capuchas alrededor de sus cabezas que pueden disparar a voluntad. Cuando la cobra se siente amenazada, es capaz de mantenerse erguida, levantando el tercio superior de su cuerpo directamente del suelo y abriendo su capucha. En esta posición, emite un fuerte silbido que envía un claro mensaje a su oponente: No te acerques más.

como se adaptan las cobras a su entorno

Veneno mortal

A veces, los cobras no pueden evitar una pelea, ya sea con un depredador como la mangosta o su presa. Para hacer frente a los peligros de su entorno, la cobra está equipada con un veneno mortal que emite por sus colmillos. En algunas cobras, como la cobra rey, el veneno es lo suficientemente fuerte como para derribar un animal tan grande como un elefante. Otras cobras se han adaptado para no tener que estar a una distancia de ataque de su presa… son capaces de “escupir” su veneno con precisión desde distancias de hasta 2 metros, cegando a sus oponentes.

Cazar y comer

Debido a que las cobras cazan alrededor del amanecer y el atardecer, están adaptadas a depender de su sentido del olfato en lugar de la vista cuando cazan. La lengua bífida de la serpiente atrae eficazmente las partículas de olor a su boca, donde un órgano especial interpreta la información. Al mover su lengua hacia adentro y afuera, puede seguir el rastro de olor de su presa. Una vez que ha rastreado y matado a su presa, la cobra depende de los huesos de su mandíbula independiente (que todas las serpientes tienen) para tragar sus comidas enteras.

Viajero Versátil

Algunas cobras, como la cobra india, tienen adaptaciones especiales que les permiten navegar con mayor seguridad por el entorno. Esta serpiente en particular está marcada por líneas circulares con patrones, creando una ilusión óptica que puede hacerla difícil de ver e identificar en su hábitat natural. En general, todas las cobras son muy versátiles en su hábitat natural y son capaces de deslizarse por los árboles, a lo largo de las ramas altas y a través del agua con sus cuerpos desarrollados y musculosos.