Muchas especies de ranas duermen durante el invierno, aunque no todas lo hacen. Las ranas que residen en áreas con climas más fríos pasan los fríos meses de invierno en hibernación, de manera similar a muchos otros tipos de animales. A menudo pasan el tiempo escondidos en lo profundo del suelo, en el barro bajo el agua o escondidos entre el follaje o las plantas en descomposición.

Las ranas y la respiración

Fuera de los tiempos de hibernación, las ranas suelen tomar el oxígeno a través del aire, empleando sus pulmones. La gran mayoría de las ranas que entran en hibernación continúan respirando todo el tiempo, aunque hay un puñado de excepciones. Algunas ranas son capaces de mantenerse vivas incluso cuando dejan de respirar por completo. No sólo dejan de respirar, sino que sus corazones también se detienen. La rana de madera (Rana sylvatica) es un ejemplo. Estos anfibios pueden manejar entre dos y tres meses de esta manera congelada. Una vez que las temperaturas vuelven a subir, empiezan a respirar como si nunca hubieran parado, y sus corazones siguen como antes.

como respiran las ranas durante la hibernacion

Respiración durante la hibernación

Las ranas no están restringidas a respirar sólo a través de sus pulmones. Las ranas que pasan las épocas más frías del año dentro del barro o dentro de montones de hojas podridas reciben el oxígeno necesario a través de su piel. Esto se conoce como intercambio de gases cutáneos. Usan su piel para absorber el oxígeno que sus cuerpos necesitan. Cuando las ranas hibernan, utilizan la piel para cualquier respiración. La piel húmeda es imprescindible para el intercambio de gases subcutáneos. Si la piel de una rana se seca, ya no será capaz de absorber el oxígeno.

Agua de invierno adecuada

Cuando las ranas optan por retirarse al agua para el invierno, es importante que elijan condiciones apropiadas para la hibernación. El agua con suficiente oxígeno es imperativo. En el invierno, ocasionalmente incluso se mueven en el agua como una forma de mantener cantidades adecuadas de oxígeno. Los tipos de ambientes acuáticos a los que las ranas gravitan para hibernar incluyen estanques, lagos, arroyos, riachuelos y manantiales.

La entrada de agua a través de la piel también

La ingesta de agua de las ranas es similar a su respiración durante la hibernación. Así como toman oxígeno a través de su piel, toman agua de la misma manera, nunca a través de sus bocas. El agua viaja a sus cuerpos a través de sus “parches para beber”, que están situados debajo de sus muslos y en sus estómagos.