Los conejos son fastidiosos auto-limpiadores. Lo que significa que harán todo lo posible para mantenerse limpios y oliendo bien. A veces, sin embargo, pueden necesitar un poco de ayuda extra. Esto es especialmente cierto cuando el conejo tiene heces que gotean o una jaula sucia. Limpiar un conejo oloroso puede ser difícil, pero a veces es más que necesario.

Empieza con la jaula

Si su conejo huele mal, es probable que su jaula necesite ser limpiada. La orina y las heces blandas de los conejos pueden tener un olor bastante fuerte, especialmente si no ha cambiado la ropa de cama durante un tiempo. Antes de limpiar cualquier cosa, tire toda la ropa de cama y luego lave la jaula a fondo con detergente para platos y agua tibia. No uses nada que pueda ser venenoso o dañar la piel del conejo, como la lejía. Enjuague bien y séquese con toallas de papel. Luego agregue nueva ropa de cama. La ropa de cama en forma de pellets es una buena opción, ya que es absorbente y puede ayudar a reducir los olores.

como limpiar un conejo oloroso

Baño seco

Los baños secos son perfectos para los conejos con “fondo húmedo”, un nombre común para la diarrea líquida. Tenga en cuenta que el baño seco no está pensado para sustituir una visita al veterinario para averiguar la causa de la diarrea, el baño sólo está pensado para ayudarle a lidiar con el olor mientras se resuelve el problema. Para hacer un baño seco, compre polvo de fécula de maíz para bebés, no talco, que puede ser peligroso si se inhala. Luego da la vuelta al conejo y aplica el polvo en la zona de la barriga y la cola. El polvo absorberá cualquier área húmeda y sucia. Use un peine o un cepillo para limpiar la zona y eliminar el exceso de polvo. Si usas un polvo perfumado, terminarás con un conejo limpio y con buen olor.

Baño Húmedo

A los conejos no les gusta mucho el agua, así que dar un baño a los tuyos no va a ser cómodo. Para evitar que Fluffy se estrese demasiado, reúne todos los suministros con antelación para que puedas avanzar en el proceso rápidamente. Vierte un poco de agua tibia en un recipiente poco profundo, y luego mezcla un poco de champú para mascotas en el agua. Asegúrese de que el agua sea poco profunda, que llegue hasta la barriga del conejo y no más arriba. Luego prepara un segundo recipiente con sólo agua para enjuagar el champú. Coloque ambos recipientes en el suelo o dentro de la bañera, por si acaso Fluffy se escapa. No querrás que se caiga de una superficie alta y se lastime. Luego coloca el conejo en el agua con champú y lava el pelo lo más rápido posible. Luego pasa al siguiente recipiente y enjuágalo. No viertas agua sobre el conejo; en vez de eso, usa tu mano para enjuagarlo. Séquelo con una toalla.

Usando Toallitas

Si el olor no es terrible pero aún así crees que a Bunny le vendría bien un baño, prueba con toallitas para mascotas. Compra las que están aprobadas por los gatos. Eso es porque a los conejos, como a los gatos, les gusta lamerse, así que no quieres elegir algo con muchos químicos y perfumes añadidos que el conejo puede terminar tragando. Las toallitas son fáciles de usar – sólo hay que frotar sobre el pelo y la piel – pero no hay que exagerar. Sólo úsalas cuando el olor se vuelva insoportable y sea necesaria una “intervención”.