La mayoría de los lagartos no tienen un gran apetito y comen con moderación, lo que puede hacer difícil saber si su lagarto está comiendo como debería, especialmente si está alojado en un grupo. Las dos mejores maneras de saber si está comiendo son pesarlo regularmente y buscar las heces. Una caída repentina de peso o la falta de heces indican un problema que debe ser investigado por su veterinario.

Cambios estacionales

La muda, los cambios en la luz y las hormonas pueden hacer que tu lagarto deje de comer o que coma mucho menos de lo habitual. La muda ocurre una o dos veces al año, dependiendo de la especie. Es probable que tu lagarto se esconda y evite la comida por unos días. Si su iluminación simula las condiciones del invierno, o si está en un recinto donde ve una reducción de la luz del día, el apetito de su lagarto puede disminuir. Durante la temporada de cría, algunos lagartos pueden no estar interesados en comer, especialmente los machos.

formas de jugar con un dragon lagarto barbudo

Ambiente Inadecuado

Si la temperatura baja demasiado, su lagarto puede dejar de comer ya que las funciones de su cuerpo se ralentizarán. Monitorea la temperatura en su recinto con un termómetro confiable, y se asegura de que la temperatura esté dentro del rango recomendado para su especie. Un recinto sucio, uno escaso en el que no tenga un lugar donde esconderse y sentirse seguro, o condiciones de hacinamiento también pueden hacer que su lagarto deje de comer.

Estresado

Los cambios repentinos pueden estresar a tu lagarto, haciéndolo dudar de comer. Los cambios estresantes incluyen el traslado de un recinto a otro, la adición de otro lagarto, la reorganización de los elementos de su recinto o el traslado de su tanque a otro lugar. Haga los cambios lentamente si es posible, y dele a su lagarto unos días para que se adapte a la nueva situación. Si tiene más de un lagarto en un recinto, obsérvelos para asegurarse de que no se le está quitando la comida.

Enfermedad, infección y otros problemas

Cualquier tipo de enfermedad, desde una condición de la piel hasta problemas de riñón, puede causar que tu lagarto deje de comer. Los parásitos y las infecciones externas o internas también pueden disminuir su apetito. Algunos lagartos son propensos a ser impactados, e incapaces de producir heces, especialmente si no reciben suficiente agua, lo que a su vez causará una pérdida de apetito. Normalmente es necesario un cambio en la dieta para aliviar el impacto.