Si le preocupan los ingredientes de los alimentos comerciales o simplemente busca otra forma de mimar a su cachorro, considere la posibilidad de hacer su propio alimento Fido. Puede personalizar la receta para que se ajuste a las preferencias de su mascota. La avena y el arroz son buenos ingredientes para la base de la receta; añada frutas, verduras y carnes para proporcionar una variedad de sabores y texturas mientras mejora simultáneamente el valor nutricional de la comida. Consulte siempre a su veterinario antes de hacer cualquier cambio en la dieta de su perro.

Beneficios para la salud

La harina de avena contiene cantidades sustanciales de fibra, lo que la convierte en un buen alimento para perros con problemas digestivos. Además, es una excelente alternativa para los perros alérgicos al trigo o al maíz. El arroz integral es otro ingrediente rico en fibra, que ayuda a mantener el estómago del perro lleno sin aumentar mucho las calorías. Algunos perros son reacios a consumir arroz integral, por lo que es posible que desee añadir un poco a las primeras comidas y aumentar gradualmente la cantidad que incluye.

comida casera para perros con arroz y avena e1595516006822

Receta básica

Prepare la nueva comida de su perro hirviendo primero 2 tazas de agua en una olla mediana. Añada 1 taza de avena entera cruda, cubra la olla y cocine durante dos minutos. Apague el fuego y deje reposar la avena durante unos 10 minutos antes de añadir 3 huevos, 1 taza de zanahorias ralladas, media taza de arroz integral cocido, media taza de requesón, una cucharadita de harina de huesos y una cucharadita de aceite de oliva. Mezclar todos los ingredientes con una cuchara de madera. Si quieres, puedes incluir las cáscaras de huevo en la mezcla, pero sólo después de haberlas cocinado en un horno de 350 grados durante 12 minutos.

Extras comestibles

Mientras que el arroz y la avena son buenos alimentos para su cachorro, los perros son técnicamente carnívoros y su dieta debería incluir muchas fuentes de proteínas de origen animal. El cordero, el salmón, el pollo, el pavo y la carne de vacuno son opciones aceptables; cocínelos bien y mézclelos con el resto de la comida. Además, puede incluir otras verduras en la receta, como brócoli, verduras de hoja, remolacha, calabaza o judías verdes. Su perro también puede disfrutar de pequeños trozos de manzana, unas cuantas cucharaditas de mantequilla de cacahuete o pequeños bloques de queso cheddar mezclados en la comida. Aunque la mayoría de las autoridades consideran que estos alimentos son seguros, consulte con su veterinario la lista de ingredientes para asegurarse de que no enfermen a su perro.

Evita siempre estos

Tenga cuidado de no añadir ningún elemento tóxico o peligroso a la comida de su perro. No incluya cebollas, uvas, chocolate, pasas o cualquier cantidad significativa de ajo en la receta. Absténgase de añadir endulzantes artificiales o azúcar a la receta. Si no está seguro de que un ingrediente sea seguro de incluir, déjelo fuera hasta que verifique que es seguro con su veterinario.

Ofrecer y almacenar la comida

En un artículo publicado en DogChannel.com, el veterinario William Pollak recomienda proporcionar a su perro alrededor de 1 taza de comida por cada 35 libras de peso corporal, cada día. Por ejemplo, si tiene un perro de 70 libras, requiere 2 tazas de este alimento cada día. Guarde la comida en un recipiente sellado, y guárdela en el refrigerador, donde la guardará durante tres o cuatro días.