Los ciempiés son criaturas rápidas y solitarias que han tenido una mala mano debido a los mitos, incluyendo que son peligrosos para los humanos y que tienen veneno en sus pies que puede hacer que la piel que tocan se pudra. A pesar del peligro imaginado para los humanos, estos artrópodos de aspecto extraño viven toda su vida como depredadores voraces, lo que los hace beneficiosos para la humanidad en la realidad. En muchas especies, las crías son réplicas en miniatura de sus padres en cuanto a su aspecto y comportamiento.

La fertilización y la puesta de huevos

Cuando los ciempiés adultos emergen de sus escondites de invierno, los machos depositan paquetes de esperma en pequeñas telarañas. Los rituales de cortejo pueden o no ocurrir, dependiendo de la especie. La mayoría de las hembras ponen huevos en la tierra húmeda durante la primavera y el verano, solos o en lotes, dependiendo de la especie. Sin embargo, algunas especies dan a luz a crías vivas.

las caracteristicas de los ciempies

Las crías

Los ciempiés se desarrollan lentamente, a veces con siete o más mudas antes de madurar. En la mayoría de los casos, las crías y los ciempiés inmaduros se parecen mucho a los adultos; otros, sin embargo, sólo tienen un par de patas. Según la especie, los ciempiés inmaduros pueden o no hacer crecer nuevos segmentos del cuerpo y patas a medida que mudan.

Adulto

Algunos ciempiés viven como adultos durante 5 o 6 años, mucho más tiempo que muchos otros artrópodos. Los ciempiés adultos suelen pasar sus inviernos en zonas oscuras, húmedas y aisladas que los protegen durante los meses más fríos. La mayoría de los ciempiés son de color marrón rojizo, pardo o amarillento. Los adultos varían en tamaño desde menos de una pulgada hasta alrededor de 12 pulgadas de largo. El par de patas traseras se modifica para formar apéndices similares a las antenas orientadas hacia atrás; la cabeza definida tiene un largo par de antenas y apéndices en forma de pinza que utilizan para matar a sus presas de cuerpo blando.

Comportamiento

Los ciempiés viven toda su vida en lugares húmedos y oscuros; morirán sin suficiente humedad en su entorno. No es raro ver a varios ciempiés corriendo hacia la seguridad de la oscuridad si levantas una roca o un tronco; en el interior, puedes encontrarlos detrás o debajo de objetos en un sótano fresco y húmedo. Los ciempiés a menudo ponen sus huevos en el mismo tipo de ambiente que habitan: suelo húmedo debajo de troncos, rocas u otros elementos. Sólo el ciempiés doméstico es capaz de reproducirse en el interior.